La ciencia y la iglesia

Para nadie es un secreto que las ciencias siempre han tenido ciertos problemas con la iglesia, y es que muchas investigaciones científicas van en contra de lo que la iglesia profesa, por ello es que algunas investigaciones científicas resultan ser muy polémicas.

En la actualidad la iglesia trata de ir de la mano con las ciencias para que estas ayuden al hombre a preservar la vida y no a destruirla, por ello muchos científicos tratan de tener ética en sus investigaciones, y mas allá de estar a favor de la religión o n, l que buscan es hacer el bien a la humanidad.

Lo cierto es que los científicos deben ser muy cuidadosos en algunas de sus investigaciones, ya que hay muchos casos que las mismas no son seguras para el hombre, y mas allá de ayudarles a vivir, les hace morir, por ello es que los profesionales deben tener mucho cuidado en esto.

Y es que hablando de seguridad, siempre se busca la protección del hombre en todo sentido, por ello existen los cerrajeros, para hacer que los bienes de todas las personas sean un lugar en donde estos se sientan siempre protegidos.

Peor con los cerrajeros no pasa con los científicos, que son preparados para hacer un trabajo específico con ética y ya, sino que el científico tiene siempre mucha curiosidad y quiere ir un poco mas allá de lo permitido, y por ello en ciertos casos sus investigaciones terminan siendo perjudiciales para ellos y para el hombre.

 

Reconciliación entre ciencia e iglesia

Para nadie es un secreto que en el pasado la iglesia fue muy fuerte con muchos científicos, ya que como la iglesia era un gran poder que regia gran parte del mundo, en especial la iglesia católica, el que se atrevía a decir algo contrario a lo que la iglesia consideraba como única verdad, era considerados como un hereje e iban presos e incluso se aplicaba pena de muerte.

Peor en la actualidad la iglesia ha entendido que las ciencias son necesarias para el avance del hombre, que muchas de las investigaciones científicas han salvado al hombre, peor también se entiende que hay ciertos científicos cuyas investigaciones cruzan la línea de lo que es éticamente correcto.

Por ejemplo, la iglesia católica no está de acuerdo en que se hagan investigaciones en donde se utilice al hombre como experimento y en donde este corra riesgo de morir y tampoco se aceptan investigaciones sobre construcción de armas de destrucción masiva y en general de todo aquello que esté a favor de la guerra.

 

Posiciones muy contrastadas

Por lo general quienes son científicos no creen en Dios, porque se sabe que este es un misterio, y muchas de sus acciones no se pueden probar científicamente, pero la realidad es que Dios también ha dado el don de la ciencia a sus hijos y permite que todas estas investigaciones puedan avanzar.

También es necesario que la iglesia acepte a la ciencia como parte fundamental de inteligencia humana, que se sepa que las ciencias son necesarias en el mundo, que se apoyen siempre y cuando hagan investigaciones con ética profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *